martes, 22 de noviembre de 2022

Viernes negro.

Ya estamos inmersos en las rebajas del viernes negro, (prefiero citar el evento en castellano) Un acontecimiento que llegó  hace algunos años desde Estados Unidos  a Europa y otras partes del mundo, comenzó siendo un viernes y con los años en algunos comercios se ha convertido en una quincena.

 Este año que se han disparado todos los precios, aun con el descuento los productos mas solicitados vienen en muchos casos con un aumento de un 20 o 30%, sobre todo en electrónica y electrodomésticos.

Creo que estos días de chollos ya no son tan esperados, varias  cadenas de tiendas a lo largo del año anuncian días sin iva u otro tipo de descuentos puntuales.

Tampoco me inspiran mucha confianza los descuentos que nos ofrecen en algunos artículos a lo largo del año, mi experiencia me ha demostrado que pueden estar descatalogados o con devoluciones recompuestas que pueden volver a poner a la venta.

Como de momento no tengo urgencia de comprar ningún artículo para el hogar no emplearé un solo euro en algo que no necesito por estar rebajado, no creo que tarde mucho tiempo en volver a la normalidad el comercio internacional.

13 comentarios:

  1. Un filósofo decía: cuántas cosas que no necesito. Un beso

    ResponderEliminar
  2. El viernes negro será una americanada, pero inflando los precios antes de hacer la trampa en los descuentos le damos un toque español...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. A mi tampoco me inspiran confianza, tal y como están las cosas, de todo estos sacadineros, paso de ellos. Feliz martes Matias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Yo suelo usar ese día para comprar pienso para mis animales y para la colonia de gatos que cuido, porque en este caso sí que ahorro, el resto lo compro como siempre.
    Muy feliz día.

    ResponderEliminar
  5. Ese sistema atrapatontos es mundial! Hay que tener cuidado con esas "maravillosas" ofertas, aumentadas antes y rebajadas luego, un abrazo Matías!

    ResponderEliminar
  6. También me gusta decirlo en español y son unas rebajas a las que nunca he ido. Si necesito algo lo compro en el tiempo que sea porque es una necesidad pero comprar a lo tonto por el hecho de estar rebajado no es lo mio.Saludos

    ResponderEliminar
  7. Una filfa, es una filfa, como decía mi suegra. Comprar por comprar es tontería.
    Un abrazo Matías.

    ResponderEliminar
  8. Siempre he actuado así y a lo mejor he salido perdiendo. Si en época de rebajas no necesito zapatos, pues no los compro aunque quizás me vea en la necesidad de ellos dos días después de acabar el período de rebajas.

    podi-.

    ResponderEliminar
  9. Cada vez estoy más convencido de que he nacido para pobre. No me motivan las compras. Acudo a ellas cuando no me queda más remedio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Son ciertas tus reflexiones, yo no suelo comprar en estos eventos comerciales, no me gusta arriesgar,saludos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que no compro. No me fío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Pues fíjate amigo que ha dado la casualidad que se me ha roto el lavavajillas antes de ayer, pues bien, mi hijo que está muy puesto en estas cosas, enseguida se fue a Madiamar y compró otro aprovechando la oferta, cosa que le salió bien...menos mal pues yo sola no lo habría sabido hacer.
    Pero tienes razón, a ver si esto vuelve a su ser.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Nunca me he fiado de esta americanada. Y tampoco suelo comprar en esta fecha.
    Buen fin de semana Matías.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar