miércoles, 3 de agosto de 2022

Reflexión postvacacional

 

Después de unos días de vacaciones, sin excesos dinerarios, en un modesto apartamento, con comida del súper y como diversión  paseos y playa, este año es lo que tocaba. En esos paseos contemplamos los negocios hosteleros con las terrazas casi al completo, como en los mejores tiempos, llegando a pensar que la cosa no estará tan mal como la pintan.   

Cavilando un poco llegué a deducir que los que llenaban las terrazas serían esa clase media y trabajadora que tanto cita y  beneficia este gobierno.

A pesar de todo no me hubiera importado ser uno de esos políticos que casi nadie conoce, pero que por acudir unos días al mes  a las cámaras legislativas viven como los antiguos marqueses, seguramente  mis vacaciones habrían sido diferentes, mas duraderas, en un magnífico hotel, comida elegante con alguna mariscada etc. ¿será esa la clase media y trabajadora que tanto citan los  gobernantes?

Como no hemos salido de fiesta, el mayor entretenimiento ha sido la tele, con sus telediarios que nos informaban de la guerra, las recesiones, los incendios, los pinchazos, la escalada de precios o la viruela del mono.

Voy a dejar de cavilar no sea que empiece a sufrir el dichoso síndrome postvacacional.

18 comentarios:

  1. También se disfruta mucho de las vacaciones sin necesidad de lujos, las personas más felices son aquellas que están contentas con lo que tiene pues no les hace falta nada más y seguro que esos políticos con sus sueldos de vértigo querrán todavía más y más sin disfrutar de lo que ya tienen.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que estamos acostumbrados a vacaciones cortas ,con recursos mínimos quizás las desfrutamos mas.

      Eliminar
  2. O sea, igual que sin vacaciones, pero con mar.
    No te veo yo de político.
    Un abrazo, Matías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con vacaciones y mar, pero nada que ver con esa clase media privilegiada.
      Ser político diez o doce días al mes no debe de ser tarea fácil.

      Eliminar
  3. Yo procuro no ver los telediarios. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vemos la tele, las noticias machaconas son inevitables,

      Eliminar
  4. Se bienvenido, amigo... Y espero que todo te vaya bien. No te compliques demasiado la mente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ildefonso, no me complico, solo son reflexiones con un poco de ironía.

      Eliminar
  5. Mi hijo menor me hizo esta reflexión, (acá sucede lo mismo, hay que pedir turno para los restaurantes) como en estos tiempos no hay créditos ni se puede ahorrar para comprar casa ni automóvil, la gente gasta ese dinero en salidas y vacaciones, claro que yo estoy igual que vos, con que me alcance para vivir me sobra, un abrazo Matías!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son tiempos difíciles para los jóvenes, la mayoría viven al día, esperando tiempos mejores.
      Hoy poder llegar a fin de mes sin apreturas es un lujo para la mayoría.

      Eliminar
  6. Hola Matias, me alegro que hayas disfrutado de esos días de vacaciones aunque hayan sido ¨pobrecitas¨, pero al menos has salido, si se quiere se disfruta también con lo que tenemos, pero si es verdad que parece que sea el fin del mundo con todo hasta los topes, yo me pregunto que si todo esta tan caro, como es posible que todo este así de lleno de gente, no lo entiendo, y entre unas cosas y otras no nos podemos quejar, estamos bien servidos de cosas malas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estábamos todos deseando tener unas vacaciones sin restricciones, la mayoría con estancias mas cortas, serán muchos los que hayan gastado lo ahorrado en la pandemia y en septiembre tocará reducir gastos.

      Eliminar
  7. Es bueno salir de casa aunque sea por poco tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, unos días de vacaciones, siempre se agradecen.

      Eliminar
  8. Gusta cambiar un poco, aunque temgamos que ir con moderación.
    Buena semana Matías.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que vivimos en secano, unos días junto al mar siempre se agradecen.

      Eliminar
  9. Yo no pensaba salir, llevaba un tiempo deprimida, mal, pero me empujaron y un cambio de aires frescos me ha venido muy bien. No importa el dinero. Importa la salud.
    No lo olvides.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, lo importante es la salud, si además nos podemos permitir una escapada al mar no nos podemos quejar.

      Eliminar