viernes, 1 de septiembre de 2017

Verano al horno

                                                                       Mejor junto al mar

Espero que este verano haya marcado el límite de calorías solares, si no fuera así habrá que pensar que el cambio climático es imparable  y terminaremos todos asados al horno.

Aunque la mayoría de los países ya están concienciados con el problema, otros siguen sin darse cuenta, que no queda mucho tiempo para revertir la situación. 

Decían antiguamente “ de Madrid al cielo “  pero este año,  "pasando un infierno primero", este verano pasear por las calles de la gran ciudad antes de las doce de la noche era una temeridad, cuando mirábamos  esos relojes a pleno sol que marcan la hora y los grados nos entraba un poco de angustia.

La llamada sartén de Andalucía, se ha convertido en una enorme paellera, que abarca mas de media España.


Esperemos que todo esto sea un ciclo climático pasajero y que comience otro mas llevadero, aunque nos obligue a abrigarnos mas.

5 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

no sabes como te entiendo el calor en Miami es vizsoso
pegote con aroma a azufre
como si fuera el infierno

Tesa Medina dijo...

Ay, Matías, qué razón tienes. Ya debes saber que el calor y yo nos llevamos fatal y en Madrid estos dos últimos años, de los cinco que llevo desde mi regreso, ha superado todo lo que yo puedo resisistir. Empieza la primavera y ya no lo aguanto.

Espero que nadie niegue ya que el cambio climático ha empezado y que España quitando Cantabria, Asturias y parte de Galicia, va a parecer África. Ojalá me equivoque.


La foto es preciosa y refrescante.

Un beso,

Ester dijo...

Es cierto el calor se ha paseado libremente por toda España, el otoño nos dará un respiro y esperemos que tambien un poco de agua. Abrazos

Chesana dijo...

Aquí, y por aquello de lo que dices sobre los que niegan el cambio climático, en Alicante hace un par de noches cayó lo que todos conocemos como "gota fría" y que suele aparecer a mediados o últimos de septiembre. Y estábamos aún en agosto.

Conforme me hago mayor llevo peor el calor. Si pudiera me trasladaría a zonas más frescas. Y dicen que el dinero no da la felicidad... pero anda que no ayuda.

Un abrazo.

Dyhego dijo...

A ver si nuestros dirigentes se ponen las pilas.