martes, 11 de junio de 2019

El Kiosko


Miguel con 12 años comenzó vendiendo prensa  en una calle de paso en la gran ciudad, ya en su juventud tenía una caja de madera alargada donde tenía los periódicos mas importantes, no le iba mal, pero los beneficios eran escasos.

En los años setenta solicitó un kiosko al ayuntamiento  sin resultado, hasta que uno de sus clientes que le conocía desde niño le ayudó a conseguirlo.

Fueron unos años trabajando  doce horas diarias  para mantener a su familia, viviendo modestamente, siempre a expensas de las  crisis que llegaban cada pocos años, sufriendo caídas importantes en las ventas.

Lo peor llegó cuando apareció la prensa gratuita, comenzaron a aparecer a poca distancia de su kiosco varios jóvenes repartiendo gratis unos diarios con pocas páginas, pero con las principales noticias. En poco tiempo las ventas cayeron  un treinta por ciento. Miguel comenzó a reducir gastos  y así consiguió mantener el negocio.

Entrado el nuevo siglo las nuevas tecnologías comenzaron a crecer a paso de gigante, llegando a nuestros días donde casi todos manejamos los nuevos teléfonos que nos informan al minuto de todo lo que ocurre en el mundo.

Miguel  ha echado el cierre a su  kiosko de prensa, han sido casi cincuenta años levantándose a las cinco de la mañana para terminar arruinado, a sus sesenta años no sabe como vivirá hasta poder cobrar la jubilación.


Son muchos los kioscos de prensa que están cerrando, es triste, pero parece que la prensa de papel tiene los días contados.

martes, 4 de junio de 2019

El Valle


Hace tres años visité El Valle de los Caídos un lugar que  solo conocía desde la distancia, pasamos cuatro personas en un vehículo, el precio nos pareció abusivo 36 € por pasar a ver una enorme cruz  y lo construido en su entorno.  Ni me gustó aquella montaña de piedra, ni la  iglesia  en el interior de la roca,  tampoco me agradó el ambiente claustrofóbico que sentí en el interior.

 Al parecer emplearon  dieciocho años  en su construcción,  en aquellos años tan difíciles lo lógico hubiera sido emplear el dinero y el trabajo para paliar el hambre y la miseria.

Hay varias versiones sobre los trabajos en aquella obra gigantesca, unos dicen que una parte de los trabajadores eran presos esclavizados,  otros dicen que eran presos voluntarios para redimir penas, al parecer  también había trabajadores a jornal.
Lo gran mayoría de españoles solo conocemos su historia por lo que hemos leído u oído sobre su construcción, un lugar maldito para unos, patriótico para otros, e indiferente para la mayoría.

Según la historia hay enterrados mas de treinta mil combatientes de ambos bandos, digo de ambos bandos porque esa misma historia también nos dice que hubo en Madrid miles de fusilamientos cometidos por el ejercito republicano.  

Hace ya un año que nos dijo el Presidente del Gobierno que sacarían los restos de Franco con premura, hoy el Supremo paraliza esa exhumación. No voy a opinar sobre lo que se debería hacer con esa obra colosal, tampoco si hay que exhumar o no el cuerpo del responsable,  porque mas pronto o mas tarde lo decidirá la ley.

Dicho esto, mi opinión es que después de ochenta años y habiendo fallecido todos los responsables de aquella guerra fratricida, va siendo hora de  que se deje la historia para  los archivos y los políticos se dediquen a resolver los problemas de los vivos.

martes, 28 de mayo de 2019

Pueblos con encanto -Mogrovejo -











Pequeño, pero bonito pueblo de Cantabria, se encuentra 
a poca distancia  de Potes y de Fuente Dé, junto a los
Picos de Europa.

jueves, 23 de mayo de 2019

Solo preguntas al viento


¿Por que esas campañas electorales tan largas y tediosas si ya no convencen a nadie?

¿Por que las jubilaciones a los 67 años si mas de un tercio de los españoles se jubilan antes de los 65?

¿Por que los políticos huidos de la justicia y encarcelados se pueden presentar a las elecciones?

¿Por qué muchos millonarios se arriesgan  a ir la cárcel por robar, si tienen ellos y su familia la vida resuelta?

¿Por qué 350 diputados si a la mayoría no los conocemos, no aparecen en los debates y  cobran un pastón solo por votar de vez en cuando?

¿Por que los ocupas pueden hacerse con tu vivienda y no puedes  echarlos a gorrazos?

¿Por que algunos políticos  le tienen tanta inquina a Amancio Ortega por hacer donaciones, siendo un emprendedor que ha creado 150.000 empleos  solo en nuestro país y  además paga sus impuestos en España?

¿Por que se subvenciona a la prensa en muchos casos sectaria, a los sindicatos partidistas o a los bodrios en el cine ?.

¿Por qué muchos políticos revolucionarios en su juventud se vuelven conservadores en la vejez?

¿Por qué los políticos de extrema izquierda son mejores que los  de extrema derecha si las políticas de los dos perjudican a la mayoría?

Tengo muchísimas mas preguntas pero no  quiero cansaros.

jueves, 16 de mayo de 2019

Fiesta en Madrid

San Isidro, la fiesta grande de Madrid. Chulapas y chulapos se ponen sus mejores galas para pasear y bailar en la Pradera de San Isidro junto a la Ermita del Santo



       
 Como todos los años en la Plaza Mayor pudimos contemplar
un bonito espectáculo de danzas de distintos lugares de 
nuestra comunidad.




sábado, 11 de mayo de 2019

Crisis


Celso había cumplido 24 años cuando consiguió su primer trabajo fijo relacionado con sus estudios superiores, era el hombre mas feliz de la tierra, en pocos meses comenzó a hacer planes de boda con su novia  que unos años atrás había conocido en  la universidad. Azucena también estaba contenta con su puesto de trabajo en unos  grandes almacenes, como coordinadora.

Después  de una boda austera, fueron a vivir de alquiler a la periferia de la ciudad,  hasta que decidieron comprar un piso. En aquellos años los bancos con una nomina decente ofrecían incluso el 100x100 de la hipoteca.

Pasaron tres años y la empresa de Celso había entrado en concurso de acreedores, ese mismo mes ya no le pagaron el sueldo.
En pocos días arregló los papeles del paro, que comenzó a cobrar el mes siguiente, con la consiguiente merma de ingresos.

El paro acabó y la crisis se acentuaba, el sueldo de Azucena les daba para comer y los gastos corrientes, la hipoteca no la podían  pagar.

Intentaron vender el piso perdiendo lo que llevaban amortizado, pero la inmobiliaria les dijo que valía aproximadamente la mitad de lo que debían al banco.
La única solución que encontraron fue  alquilar el piso, e ir a vivir cada uno con sus padres para poder  pagar la hipoteca.

Pasados seis meses Celso  consiguió un trabajo de camarero, pero la relación se había enfriado de tal manera, que decidieron divorciarse.

Dos años mas tarde los inquilinos dejaron de pagar, desde aquel momento Azucena y Celso empleaban casi todo su sueldo para pagar la hipoteca, dieciséis meses después el juzgado  desahució a los inquilinos, cuando al fin quedó el piso vacío necesitaba  una reforma general.